Juan Luis Bedins es un poeta valenciano nacio en 1958 que ha vuelto a publicar trece años después de su último trabajo, Escucho otra cadencia en mi memoria. Si excluímos Tánger, un poema ilustrado de edición reducida, del que aparece una versión retocada en esta sexta obra suya: Migración del alma. Su afán de perfeccionismo está presente en ella. Se aprecia un verso pulido y bien formulado para poseer fuerza de transmisión con sencillez. Como otros poetas, como Juan Pablo Zapater por citar alguno, prefiere la calidad a la cantidad, y dar forma a la inspiración con un sentido racional, alejado de tantos devaneos insípidos de parte de una poesía actual cargada de ego y no pensada para el lector.

Otra razón para esta morosidad en la publicación es su actividad en el asociacionismo literario, en las presidencias de la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios (CLAVE) y anteriormente en El Sueño del Búho. No es fácil dedicarse a la creación cuando el tiempo personal se cede al servicio de los demás. Migración del alma es un poemario perfectamente trabajo, sin fisuras. Sentimientos y racionalidad se combinan alternativamente para lograr una escritura transcendente más allá del espacio y del tiempo, temas fundamentales junto a la unión del cuerpo y del alma. Como expresa Rosario Raro en el interesante prólogo del volumen, el libro «es un potente antídoto a cierta eventualidad: enterarnos de que tenemos alma cuando nos la parten».

Es una poesía nacida del interior, de los contratiempos y de la felicidad, de opuestos que componen la esencia humana. Algunos poemas son joyas de orfebre y poseen la precisión de un relojero cuyas piezas son las palabras nacidas de las vivencias. Versos como los de Tánger, Apuntes para un incierto final de junio y el que da título al libro son un modelo de construcción metafórica sin golpes abruptos; de la sencillez estilística sin perder pureza del contenido, algo característico de la poesía del autor. Porvenir esperanzado en los hondos abismos de mis sueños. Este verso puede resumir a la perfección un libro esperado que consagra a Bedins entre los primeros espadas de la poesía valenciana.

Reseña de José Vicente Peiró, suplemento cultural Palabras Culturas, Las Provincias, marzo de 2018.